jueves, 15 de noviembre de 2012

Crecen las versiones sobre una posible reincorporación de Miguel Conde Olgado


Crecen las versiones sobre una posible reincorporación de Miguel Conde Olgado

Miguel Conde Olgado lleva ya 13 años de reclamo. “Yo esperaba ser reincorporado el primer día del actual gobierno”, reconoce.
Por estos días circulan en Resistencia fuertes versiones sobre una posible reincorporación de Miguel Conde Olgado a Secheep, la empresa provincial distribuidora de energía, que se sumaría además a una remoción completa de su directorio, cuestionado por la gestión de ese y otros de los numerosos conflictos abiertos en la materia.
La especie fue divulgada por el periodista Tonino Guinter, que la semana pasada condujo el programa de cable “El Péndulo” desde la carpa que Conde Olgado montó frente a la empresa al cumplirse el primer aniversario de su despido injustificado, hace 12 años. En el programa participaron familiares y amigos del trabajador despedido, que le hacen el “aguante” desde hace años.
Según explicó el periodista, la propuesta de reincorporación ofrecería importantes mejoras respecto de otras anteriores, pero no conformaría a Conde Olgado porque, entre otros puntos, ofrecería una indemnización por salarios caídos de 700 mil pesos y el traslado a la ciudad de Roque Sáenz Peña.
Sin embargo, consultado por NOVA, el propio Miguel Conde Olgado aseguró no tener más información que la que brindó Tonino Guinter. El trabajador, despedido hace 13 años, mencionó que entre una serie de cambios dispuestos por el gobernador Jorge Capitanich habría una recomendación de “dar solución sí o sí” al tema. “Me consultaron, pero yo desconocía totalmente la versión, al igual que los empleados de Secheep”, aclaró.
Por la cantidad de años de reclamo, Conde Olgado tiene el record Guinness. Su causa está simbolizada por una carpa que a lo largo de más una década se convirtió en receptora de diversas protestas por despidos motivados por persecución laboral.
Pese a que su reincorporación había sido una de sus propuestas de campaña en el año 2007, Capitanich lo recibió una sola vez y el resultado fue desalentador. De hecho, su gestión es acusada de “querer patear la pelota para adelante”.
“Este gobierno ya lleva 5 años -sostuvo Conde Olgado en diálogo con este medio-, y el gobernador había asumido en campaña el reconocimiento de mi derecho. Yo esperaba ser reincorporado el primer día de su mandato”.
El ex trabajador de Secheep recordó que presentó notas y pedidos “permanentemente”, y enfatizó que “nunca” fue atendido por voluntad de Capitanich. La única vez, aclaró, fue cuando la CTA le tocó el tema en una reunión por otros asuntos y logró sentarlo a la mesa.
Las acusaciones contra la Justicia chaqueña son por tener “paralizada”, incluso en contra de las constituciones nacional y provincial, la "acción autónoma de nulidad" presentada por la defensa de Conde Olgado, a través de la que se terminarían, sostienen, “todos los chicaneos”, sin otra alternativa que reintegrar al trabajador con el abono de todos los salarios caídos y las indemnizaciones correspondientes por “pérdidas de chances y daños morales a él y a su familia”. De acuerdo a las estimaciones, eso equivaldría a una cifra de alrededor 10 millones de pesos.
En el numeroso equipo de Conde Olgado cuestionan que en el gobierno de Capitanich haya dos funcionarios que participaron de su despido “irregular” en 1999. Se trata de Omar Judis, actual ministro de Infraestructura y presidente de Secheep, y Carlos Camargo, asesor en la materia. De hecho, Camargo era uno de los directores cuando Conde Olgado quedó en la calle.
El trabajador despedido apunta también al asesor general de la Gobernación, Manuel Garrido, por “entorpecer” las negociaciones desde diciembre pasado hasta el día de hoy. También tiene cuestionamientos para Enrique Paredes, subsecretario de Trabajo provincial, quien en una reunión le dijo: “Cada vez que escucho hablar de Conde Olgado me dan ganas de ir a la carpa y pegarte unos tiros”.
Pero Conde Olgado responsabiliza a Capitanich por el “maltrato” ejercido por todos sus gestores y emisarios, de quienes no sabe “si buscaban desgastarme o qué”.
El ex empleado de Secheep remarcó también que, recientemente, el defensor del Pueblo chaqueño, Gustavo Corregido, notificó a Capitanich de la necesidad de reincorporarlo con el cumplimiento de todos sus derechos laborales.
Larga data
El reclamo de Conde Olgado lleva ya 13 años. En el primer aniversario de su protesta instaló una carpa frente al edificio de la empresa, donde se desempeñaba como supervisor del grupo de trabajadores conocido como “toma estado”. El caso se encuadró para la Justicia laboral como “afectación de Derechos Humanos”, y en el proceso judicial quedó demostrado que hubo tanto “persecución” como “discriminación y arbitrariedad”.
En un principio reunió 300 firmas. Hoy esa recolección asciende a más de 1700 rúbricas. Durante la primera década del nuevo milenio, el trabajador llevó su caso ante organismos como el Inadi, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la ONU y la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura.

Fuente: http://www.novachaco.com/nota.asp?n=2012_11_15&id=22265&id_tiponota=4#Enviar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada