miércoles, 11 de septiembre de 2013

RESISTENCIA: LA CIUDAD CIVICA


RESISTENCIA: LA CIUDAD CIVICA
 Politica

 

 

 
RESISTENCIA: LA CIUDAD CIVICA

      En  uno de sus frentes encontramos la Iglesia Catedral  San Fernando Rey,  reminiscencia arquitectónica de principios de siglo, construida en la década de 1930,   esencia cristiana de la ciudad, declarada patrimonio cultural de la provincia en el año 1999. Por su parte la Casa de Gobierno de neto estilo moderno,  imponente,   refleja el ímpetu y el empuje de varias generaciones de chaqueños, construida  entre los años 1955 y 1972.  En sus otros laterales  nos encontramos con edificios bancarios y  otras  instituciones públicas y privadas.
             Desde su origen luce cubierta de árboles, que  se resisten a desaparecer, y traen añoranzas de otros tiempos más naturales. Con un Río Negro y lagunas que atraviesan la ciudad y otros espacios verdes, que contribuyen a una buena oxigenación y al esparcimiento de sus habitantes. Tiene ínfulas culturales que generaron un campo propicio para que las esculturas surgieran abrazando la ciudad,  acaso herencia romana de los inmigrantes  italianos que se emplazaron en la zona y de aquellos primeros escultores que llegaron a la ciudad en los orígenes; los hermanos Boglietti.
    Sus otros edificios públicos distribuidos estratégicamente en distinto puntos geográficos,  le dan agilidad, dinamismo  y movilidad,  la cereza del postre sería la construcción de nuestro Poder legislativo en algún lugar emblemático de manera que refleje la unidad, la pujanza y el espíritu de progreso e integración  de los chaqueños. Y con un gran acierto, el pulmón verde que será  el  Parque de la Democracia y de la Juventud.
            Ciudad que surgió en 1878,  como consecuencia de los ataques de los bravíos  habitantes originarios, que se resistían a dejar sus tierras en manos de los colonos blancos.  En las cercanías del actual Parque Avalos había un fuerte militar al mando del Coronel Ávalos. Ante cualquier malón los pobladores de la zona corrían al lugar a  resistir los  ataques,  recibiendo  el nombre de la resistencia. Los colonos comenzaron a construir sus viviendas en los alrededores de la Resistencia y así fue como nuestra hermosa ciudad nació resistiendo, en medio de la selva agreste, en convivencia y armonía con la naturaleza. El  2  febrero de 1878 arribaron  los primeros contingentes  friulanos que dan  su impronta y características a  ella y a sus habitantes.
      Sin embargo, en la actualidad (2013) , gobernantes salidos del riñón  neoliberal y espíritu sectarista y meramente mercantilistas,  que ven el peligro que para ellos significa la distribución actual de la ciudad, ya que quedan más expuestos al control  del pueblo, pretenden  destruir esa rica  historia e identidad construida a lo largo de más de ciento treinta y cinco años, que mantenía a los gobernantes integrados a su comunidad,  alejándolos a un barrio cerrado, fuera del ejido actual, lejos de las miradas indiscretas de sus habitantes y donde solo van a poder entrar los que trabajan o tienen permisos especiales,  con el pomposo nombre de “Ciudad Cívica” y con las  excusas que  permitirá optimizar los recursos a partir de la localización de las sedes de los tres poderes y generar condiciones de excelencia para la inversión, contemplando una innovadora concepción del espacio de radicación de los tres poderes fundamentales del Estado, generando una gran carga simbólica y emblemática para la representación de un gobierno democrático de alta calidad(s/J.M.C)”.De tal modo que podrán liberar edificios públicos  muy bien ubicados al mercado inmobiliario local, para poder hacer sus “negocios”.
          La historia ha  demostrado que los barrios gubernamentales cerrados, lo único que hacen es aislar a sus gobernantes del pueblo, La Asociación Civil en Defensa del Derecho de la Ciudadanía considera que una nueva Ciudad Cívica no es necesaria, porque nosotros los chaqueños tenemos nuestra “Ciudad Cívica” y es en su distribución actual, con una excelente circulación que permite el acceso a la ciudad y la conexión a las autovías a través de sus avenidas troncales y otras laterales. Solo se deben hacer las inversiones necesarias para ir incorporando la utilización de alta tecnología y hacer aquellos edificios y obras  que hacen falta como el del Poder Legislativo, que podría estar a orillas del Río Negro, integrándolo de ese modo a la ciudad, que siempre  le ha dado la espalda, desidia por la que tiende a desaparecer.
           Los recursos que se aplicarán al mencionado barrio administrativo, podrían destinarse a infraestructura de la ciudad y a recuperar los espacios verdes y de aguas que aún quedan, para que la naturaleza continúe conviviendo con nosotros.
Nuestros antecesores  idearon a la Ciudad de Resistencia desde un concepto de prestación estratégica de un servicio público. No necesitamos otra. Si tanta es la necesidad de construir una ciudad cívica, que lo hagan en el impenetrable chaqueño, de ese modo se contribuirá al desarrollo del interior del Chaco.
     Resistencia es nuestra, no la abandonemos a merced de gobernantes mezquinos, que solo buscan satisfacer su interés personal. Exijamos un debate sobre el tema; es nuestro derecho- es nuestra ciudad: RESISTENCIA…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada