jueves, 19 de diciembre de 2013

Salvemos a Secheep de la clase política

Salvemos a Secheep de la clase política



Publicado el Martes, 17 Diciembre 2013 09:05

Secheep, ¿va camino a su privatización? Algo que no se logró ni en pleno desenfreno neoliberal de los años 90, ¿es posible hoy? La corrupción estructural y secular instalada en la empresa ¿facilita este destino? ¿Será por eso que Jorge Milton Capitanich no cumplió con su promesa electoral de investigarla? ¿Será por eso que Omar Vicente Judis, hombre de ese staff secular, seriamente cuestionado, continúa en el manejo poco claro de la empresa de energía y ahora premiado a nivel nacional? ¿Será por eso que no soluciona el problema de la carpa de Secheep? ¿Es un obstáculo para el proyecto privatista? El conjunto de situaciones nada transparente, ¿le es funcional al gobernador en su propósito cada vez más evidente de llevar a la actividad privada a esta Joya de la abuela? Sino ¿Por qué la S.A?

 

En el año 2001, el deseo era "que se vayan todos" pero lamentablemente "se quedaron todos" camuflados y a la espera de una nueva oportunidad.

Los peronistas de los 90, formados en el neoliberalismo, pensamiento filosófico que se alienó a su naturaleza, convirtiéndolos en impulsores de una política económica con énfasis tecnocrático y macroeconómico que pretende reducir al mínimo la intervención estatal en materia económica y social, defendiendo el libre mercado capitalista como mejor garante del equilibrio institucional y el crecimiento económico de un país. El estado gendarme del liberalismo, pero con injerencia gubernamental ante la presencia de los denominados fallos del mercado. En ese pensamiento se formaron muchos políticos jóvenes entre ellos el CR. Jorge Milton Capitanich, quienes con la idea incorporada en su ADN, creían que la solución a los problemas del país estaba en el cumplimiento estricto de las recetas del FMI, acérrimo defensor de este pensamiento económico, que incluían siempre privatizaciones de las empresas del estado, para lograr un supuesto "equilibrio en las Finanzas Públicas". Los hechos del 2001 y las permanentes crisis globales, demuestra que los beneficiarios de esta política eran los amigos capitalistas (sic) quienes ampliaron su participación en el mercado argentino, a través de las empresas privatizadas, sin riesgo empresarial, con garantía de beneficios, subsidios de por medio para las reales inversiones, que no se concretaban, ya que hasta con esos fondos se quedaban, disminuyendo la calidad de los servicios y las inversiones, como el de infraestructura eléctrica nacional, que hoy deben salir a comprar combustible afuera por cerca de 10.000 millones de dólares para evitar un colapso energético.

Además, relajaron los organismos de control, para saquear a la administración y al pueblo argentino. Que dejaron de cumplir sus funciones y se convirtieron en bunker para resguardo de la impunidad.

La Provincia del Chaco fue una de las pocas que protegió constitucionalmente a sus empresas, en contra del pensamiento peronista neoliberal de la época.

Que se valió de elementos funcionales, que legitimaran doctrinariamente la política privatista, recurriendo a una elite "de intelectuales", para fundamentar a los legisladores, quienes se olvidaron que estaban para defender nuestros intereses y traicionaron al pueblo descaradamente, como en la flexibilización laboral, algunos por solo 50 mil dólares. La traición más grande fue la de los diputados gremialistas, y sindicatos que acompañaron esta política. Inclusive participaron en las decisiones de despidos de sus compañeros, como el caso del Gremio Luz y Fuerza, que se convirtió en una corporación sindical-empresarial, dueños de Trasnea, CTNEA, Transener, yacimientos carboníferos, y muchas más, aunque no figuren a la vista.

En la actualidad en Secheep se está repitiendo la misma música y canción prebendaría de los 90, con actores similares, pero agiornados, con un ADN neoliberal, no visible a simple vista, difícil detectarlos, pero con archivos que los evidencia.

El saqueo se está produciendo, es de magnitud y será inevitable el desplome económico y financiero, garantía segura de insolvencia futura, que sería difícil evitar el colapso energético. ¿Por qué?: de ella salen los costos laborales que permiten la creación de cargos con elevada remuneración como la Marco Antonio Verbeek y sus amigos, la incorporación masiva de empleados sin funciones específicas, financiación de la campaña política, la creación de Secheep Combustible, financiadas totalmente por Secheep, privatizada inconstitucionalmente al convertirse en sociedad anónima, que actuaría en la bolsa, donde podría venderse acciones a un peso, aunque su valor real sea de un millón, forma elusiva de la Constitución y la ley, para apropiarse del patrimonio de los chaqueños. En esta historia, Luz y Fuerza, es un partícipe necesario, aunque ya no tenga casi afiliados, pero daría legalidad y legitimación. Por su condición empresaria tiene dinero, allí la explicación de porqué Saúl Medero, que no tiene gente, integró la lista del peronismo como concejal. La alianza, en su momento, también lo premió con un alto cargo en Secheep, violando los derechos a la carrera administrativa de otros compañeros.

Igual debemos reconocer, hay esperanza, porque hay otros gremios más representativos de los trabajadores de la energía, que el sindicato nacional, que ya no puede generar expectativa por su condición empresarial, no representa los intereses chaqueños, ni de los trabajadores. Si los políticos creen que les dan votos, están equivocados, Gustavo Martínez perdió y Secheep también esta perdiendo con estas clases de representantes.

Para no llorar sobre la leche derramada, advertimos sobre este plan de entrega, que es posible debido al consenso de los actores intervinientes.

Nos encontramos ante un fraude de propuesta electoral, donde nunca se dijo que se iba a privatizar Secheep, empresa testigo, para después salir a privatizar todo lo demás. Sameep, también depende de Omar V. Judis y después del 11/12, todavía más.

Por lo que instamos a los trabajadores con identidad chaqueña y sobretodo con dignidad, a defender nuestra empresa dentro del patrimonio del estado chaqueño, e insistir en que se cumpla con la constitución, porque hoy la han violado. A esta gente poco le importa el pueblo chaqueño. Ni siquiera han implementado los representantes de los usuarios, para que defiendan nuestros intereses.

En cuanto a los trabajadores de Secheep, no se dejen engañar con los beneficios que le dan, como el ingreso masivo de personal, que después impide que reclamen y fijen una posición y justamente los nuevos son los más impedidos, "porque tienen miedo y todavía no han adquirido identidad secheeptista", son los que no saldrán a defender nuestra empresa.

Estamos a tiempo de no repetir la historia de los años 90, el saqueo está instalado y el pueblo pagará las consecuencias de no hacerse cargo de estas situaciones.
Las crisis se generan por inacción, que después traen mayor delincuencia, mayor mortalidad infantil, menor educación, etcétera, etcétera,...

No podemos seguir haciéndonos los distraídos, Secheep es un emblema de empresa en la esfera "estatal" y Jorge Capitanich/Luz y Fuerza son emblemas del neoliberalismo, reconocerlo es importante, para saber con quienes estamos lidiando y poder tomar las medidas correctivas a tiempo.-

En 1994 votamos y luchamos por una empresa de energía para todos los chaqueños en contra del peronismo neoliberal que intentaba privatizarla. Y debemos reconocer, los radicales en este tema, estuvieron a favor de una empresa del estado que continué en el estado.

Hoy 2011, la corrupción le es funcional para poder seguir avanzando en el saqueo de Secheep. De otra forma no existe explicación para los problemas estructurales de falta de inversión y otros males que han llevado al colapso energético y declaración de la emergencia eléctrica provincial, a pesar de los ingresos siderales en su haber, +600 millones con costos de personal +-150 millones, con un saldo +450 millones ¿A dónde fueron a para estos recursos?, pidieron +500 millones, para seguir endeudando a la provincia, a los chaqueños, que después se pierden en el agujero negro de la corrupción, porque las inversiones brillan por su ausencia.

Los resultados están a la vista, los chaqueños tienen la última palabra., para elegir lo que quieren: Salvar a Secheep, dentro de la esfera estatal o una Secheep sin identidad, al servicio de los mercaderes de turno y en la esfera privada. Si optamos por salvarla, debemos movilizarnos en su defensa y exigir el representante de los usuarios.

Asociación Civil en Defensa del Derecho de la Ciudadanía
Héctor Moors
Héctor Aguirre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada