sábado, 30 de noviembre de 2013

Conde Olgado: Esa carpa, ese hombre y esa esquina


Mila Dosso

Esa carpa, ese hombre y esa esquina

 Domingo, 10 de Julio de 2011 - 04:00

 

"Por eso no se cumple la ley y nunca prevalece la justicia.
Pues el impío asedia al justo; por eso sale pervertida la justicia".

 

Allí, en la vieja y emblemática esquina donde se levanta el edificio de Secheep - Servicios Energéticos del Chaco Empresa del Estado Provincial - Miguel Conde Olgado, de cuyo injusto despido según dictamen judicial se han cumplido doce años el 14 de abril, resiste en su carpa cuya significación política conquistó la dimensión del mudo pero ensordecedor grito de una larga y valiente prédica: la de los desterrados, los parias, los privados inicuamente de su honor y de su nombre. 

Fue despedido en 1999. Tiempos borrascosos en que la gestión aliancista había transformando a la provincia en un feudo inexpugnable, donde Conde Olgado desempeñaba funciones en la empresa estatal cuando quiso la fortuna o la desdicha que tuviera la osadía y el coraje de hacer públicas graves denuncias sobre su vaciamiento y paulatina privatización, como de tercerizar los servicios .

Hoy, doce años después, sigue - y seguirá - en esa pequeña e inquietante carpa en el frente de la entidad, esperando que la justicia, o alguien (¿?), haga efectiva la sentencia de los jueces que fallaron, dos veces, a su favor.

El 12 de julio de 2005, exactamente seis años atrás, los titulares de la Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones del Trabajo de la provincia, Martha Rodríguez de Dib y Osvaldo Verón, en un fallo laboral ejemplar, se expresaron rotundamente a favor de las demandas y los derechos de Miguel Conde Olgado. 

Tan rotundamente, que basta leer de la larga y minuciosa sentencia un solo párrafo, que pone blanco sobre negro: "(visto) que el artículo 16 de la Constitución Nacional consagra el principio de igualdad ante la ley y que el artículo 14 bis, por su parte, expresamente establece que los representantes gremiales gozan de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad en el empleo (...), la demandada (Secheep) incurrió en actitudes persecutorias contra el trabajador, (que) menoscabaron el pleno ejercicio de su función de delegado gremial, como que importaron un trato arbitrario y discriminatorio. (...) por obvia implicancia, corresponde condenarla a la empleadora por su responsabilidad extracontractual, por el perjuicio ocasionado al actor, como consecuencia de su conducta injuriante (la de la empresa)."

En otro párrafo señala que "no acompaña la empleadora más evidencia que su suspicacia subjetiva", ni "se ajustó su conducta a la de un buen empleador ni preservó la dignidad del trabajador".

"Los jueces hablan por sus fallos?" dice una máxima jurídica. No obstante, los sucesivos gobiernos y las autoridades de Secheep se han negado sistemáticamente a hacer justicia y han desoído los dictámenes de otros organismos.

Uno de los argumentos que los directivos de la empresa estatal esgrimen para denegar la reincorporación de Olgado es que el Tribunal de Cuentas no lo autorizaba. Pero el fiscal de ese organismo, Raúl John Paris, antes de asumir la presidencia del Instituto de Colonización, emitió una dictamen favorable en el que expresa que, conforme a lo establecido por la Corte Suprema de Justicia en el Caso Madorrán Marta Cristina c/Administración Nacional de Aduana s/reincorporación,  Miguel Conde Olgado debe ser reintegrado a su puesto de trabajo.

"¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!"

Solo Miguel Conde Olgado habla y no necesita de palabras. Su carpa habla por él y su lenguaje es el de la tenacidad, la convicción en su conducta, la fidelidad a sus principios, su vocación de justicia, y por sobre todo, su titánica dignidad.
Ya no pertenece al territorio de los desterrados ni lograron, finalmente, despojarlo de su honor y de su nombre. 

Conde Olgado está presente en cada trabajador y ciudadano honrado, en cada luchador por la causa de la justicia, contra la exclusión social, el racismo, la discriminación y los derechos para todos. 

Su voz nos convoca no para hacer en su nombre frívolos discursos, sino para invitarnos a la reflexión madura, al sentido de responsabilidad ciudadana, a mantener en alto la dignidad, a no claudicar ante el becerro de oro, a ser, como él, leales y sinceros con nosotros mismos, a no arriar nuestras banderas en la lucha sin tregua contra la corrupción, la iniquidad y los pactos sucios a espaldas y contra los intereses del pueblo. 

Todos debemos apropiarnos de su voz; todos debemos estar conscientes de que, cuando luchamos por acabar con las lacras del sistema imperante somos un poco de Conde Olgado, de su firmeza de principios, de su espíritu indomable contra las ofensas a la dignidad de los seres humanos.


 

·      Si los fallos de la justicia, las sentencias de los jueces y los requerimientos de las autoridades se contestan así, los jueces, ¿para que están? 
·      ¿Por qué todos aquellos a quienes corresponde cumplir con lo que dictaminó la máxima instancia que tutela los derechos de los ciudadanos se han llamado a un silencio sepulcral?
·      ¿Por qué calló y calla el gobernador Capitanich, que durante la campaña electoral de 2007 prometió-reconociendo explícitamente que su despido fue declarado nulo por antijurídico-, que uno de sus primeros actos de gobierno sería cumplir con el reclamo de Miguel Conde Olgado de que se le restituya su puesto de trabajo? ¿olvido su promesa, o fue solo promesa de marinero que deja un amor en cada puerto? ¿Qué fue de su palabra? ¿Recuerda aquel proverbio chino que dice “ni cuatro caballos galopando pueden recuperar la palabra empeñada”?
·      Quise, quisimos todos y aún queremos y esperamos, admirar en usted la sinceridad, la honestidad, el respeto a la palabra empeñada. ¿Qué o quién le ata las manos?
·      ¿se investigaron a fondo los actos de corrupción que según las denuncia de Conde olgado se habrían producido en al empresa de energía durante la década infame chaqueña?
·      ¿En que casillero de chicanas jurídicas e intereses políticos, partidistas y/o personales encaja el ministro de infraestructura, obras y servicio públicos del Chaco, Omar Judis?

 



miguelconde_carpa@yahoo.com.ar



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada