lunes, 16 de junio de 2014

Chaco: “JUZGADOS DE FAMILIAS SON la inquisición”.-


Fecha: martes, 10 de mayo de 2011, 7:46

 

Asunto:

Chaco: “JUZGADOS DE FAMILIAS SON  la  inquisición”.-



La Asociación Civil en Defensa del Derecho de la Ciudadanía, ante continuas denuncias recibidas sobre el accionar  de los Juzgados de Familia, reflexiona, que muchos papás no tienen ni van a tener la posibilidad de pasar y/o comunicarse con sus hijos en estas  fiestas de fin de año, por la discriminación de la Justicia de Familia en contra de la relación papa/s-hijo/s. 

La familia es la célula madre de toda sociedad organizada,  ya que en ella se forman ciudadanos que en un futuro nos dirigirán. Si se desenvuelven y se educan en un ambiente sano y saludable  espiritual, moral, material y físico es muy probable que su comportamiento se maneje en ese contexto.  Por ello ante una situación de ruptura de los fundadores del hogar, se debe proteger a los niños que lo integran y garantizar su derecho a conservar su identidad y mantener un contacto fluido con ambos progenitores. El hecho de que haya una separación de los mismos, por variadas y justificadas causales, no significa que uno de ellos,  debe hacerse cargo de la educación sino que es una responsabilidad compartida. Un Juez de familia  lo primero que debe hacer  es convocar a las partes y establecer un régimen de visita adecuado   que  contemple  especialmente los derechos del niño.
La Asociación Civil  considera que como vienen funcionando los Juzgados de Familia no ocurre en este sentido, porque las juezas atentan  contra los papás negándoles el derecho de ver a sus hijos justificados en la  “compra” de argumentos de abogados defensores que dicen ser buenos auxiliares de la justicia familiar, pero que utilizan la difamación y la mentira, como recurso de defensa,  utilizando la misma línea argumental como que le atacaron con cuchillo, que le tomaron de los pelos, etc., para “salir ganadores” (no entienden que en estas historias nadie gana) e  impedir que estos los vean  y las inquisidoras permiten que ello ocurra, ya que analizando los argumentos de supuestas violencias familiares deberían darse cuenta que son similares en los distintos expedientes. No lo hacen y avalan ese imaginario escenario, ya que siendo ellas las que ven todos los escritos no toman notas de esa situación y al contrario atacan a los padres con resoluciones que mas bien apuntan a destruirlo moral, psicológica y económicamente,  permitiendo que los hijos sean rehenes de un progenitor.  El ser humano es uno, sea varón o mujer, sus necesidades y reacciones son similares, los defectos y virtudes se encuentran en ambos, por lo que no deben generalizarse los comportamientos en contra de un género, ambos son complementos y para que la especie humana exista todavía se necesitan de los dos. Las juezas de familia de la Provincia del Chaco no lo entienden así y  generan violencia moral y sicológica en contra de los padres creando una situación de impotencia en estos que ven que nada pueden hacer y se pierden los mejores años de sus hijos, forjando una sociedad resentida, donde es posible encontrar desviaciones sexuales de esos niños que no se sienten identificado con su par, con problemas de drogadicción, de alcoholismo, de violencia, de abandono.   Los padres después de una separación deben concurrir a  terapias  para reponerse de su agraviada salud mental ocasionadas por estas magistradas perversas que lo que menos les interesa es la familia.   Como puede ser que un juez, una vez iniciada una causa no pregunten donde están los niños, con quien está y si lo otra parte ha manifestado algún interés en verlos y no decida.????  El caso del Sr. Alejandro Franni (Carta de lectores diario Norte, 10/05/2011, Pág.30)  en que lo dispuesto por la Justicia parece más una injusticia,  es la punta del iceberg, peores fallos salen de ahí).  Por ello la Asociación Civil en Defensa del Derecho de la Ciudadanía y en especial de los niños que son el futuro de la patria convoca a los Diputados para que se dicte una ley donde como mínimo se  reorganice el funcionamiento de los juzgados de familia, con composición colegiada y mixto, para evitar favoritismo hacia un género, con
evaluación siquiátrica de sus integrantes a los efectos de poder detectar posibles deficiencias que atenten contra el buen cumplimiento de sus funciones, estableciendo plazos perentorios preestablecido, que debe cumplirse aunque algunas de las partes no lo impulse, porque está en juego una vida en formación y que ante una separación, inmediatamente  convocar a las partes y garantizar a los afectados el derecho a que sigan teniendo contacto a través de un régimen de visita adecuado.
Bastaría con hacer seguimientos de expedientes para ver cual ha sido el comportamiento de quienes deben administrar justicia en temas de derecho familiar.

Creemos que en los Juzgados de Familia se estarían violando Derechos humanos de los niños y de los padres, además de acciones claramente discriminatorias, que impiden el normal desarrollo de las relaciones familiares. Haciendo imprescindible la intervención de  la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, la Subsecretaria de Derechos Humanos,  el Inadi y quienes tienen competencia, Por lo que se afirma con claridad supina que los hechos oscuros, confusos e inexplicables  que se dan en estos estrados judiciales son un galimatías indescifrable.
 El derecho internacional dice que el estado debe velar especialmente en cuestiones de familia por los niños pero en la Provincia del Chaco ello no ocurre. Cómo podemos tener jueces en familia, que si leemos sus fallos parecen atentar contra la institución familiar, contra el padre y el menor.
Por lo que se convoca a los afectados en Sáenz peña 170, de la Ciudad de Resistencia,  para realizar las denuncias  ante los organismos competentes para que tomen carta en el asunto en defensa de los derechos de toda la familia. Asociación Civil “En Defensa del Derecho de La  Ciudadanía”.

 

Héctor Aguirre                                       Héctor Moors

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada