jueves, 12 de junio de 2014

Resistencia, entre el desastre del sistema eléctrico y del agua, es una cloaca

Resistencia, entre el desastre del sistema eléctrico y del agua, es una cloaca







Resistencia, entre el desastre del sistema eléctrico y del agua, es una cloaca




Desde hace más de 12 años la Asociación Civil en Defensa del Derecho de la Ciudadanía, otras organizaciones no gubernamentales y ciudadanos en general, como Carlos Arguello que escribió una nota "salvemos a Secheep y Sameep", vienen informando la necesidad de salvar a nuestras empresas públicas de las manos de quienes la han estado utilizando para el saqueo y beneficio propio, pero solo se escuchó el eco de las carcajadas, de los malos administradores, apañados por la dirigencia de turno. Ahora he aquí los resultados "corrupción y desorden institucional".

Los dirigentes políticos tienen la mala costumbre de ningunear y desvalorizar el aporte que hacen los ciudadanos para mejorar la cosa pública, se rasgan las vestiduras, como van a osar cuestionar su buen nombre y honor y sus buenas intenciones, todos en favor del interés general e inclusive cuando se los denuncia se prenden de los fallos corporativos de la justicia y de los antes de control, que vienen en su auxilio para legitimar sus actos.

La gestión se ha venido precarizando a niveles alarmantes, que ya ni siquiera pueden cumplir con los reclamos de roturas, pérdidas de agua, reboce de líquidos cloacales, tanto en la vía pública como dentro de los domicilios, es así que es normal ver las luces del alumbrado público encendido durante el día y sin luces durante las noches, incrementando la sensación de inseguridad, o vastas zonas de la ciudad con cortes diarios y períodos de tiempo más largos, las calles inundadas con residuos cloacales no solo domiciliarios sino también de la red troncal.

El temor a la política terrorista se debe superar y denunciar a los responsables de semejante descalabro institucional, donde no solamente hubo ingresos masivos, que atentan contra la sustentabilidad financiera, administrativa y económica de las empresas, sino que, hubo un saqueo sistemático de sus recursos económicos, orgánicos y especialmente un bien intangible como el de los recursos humanos, ya que fueron expulsando a los empleados de carrera, idóneos y técnicamente solventes por gente sin preparación, y sin posibilidad que alguien los prepare, se inventaron cargos y sectores que hoy debemos subsidiar a través de facturazos y aumentazos.

No solo dañaron a las instituciones, sino que descalificaron su profesionalización, afectando el sentido de pertenencia a la empresa y su vocación de servicio, a tal punto que muchos no veían la hora de jubilarse o retirarse para no encontrarse con ese caos cotidiano y con el reclamo continuo de los usuarios, sin que puedan hacer nada. Se rompieron los esquemas de trabajo y de organización, se generó un prevendarismo entre los políticos, venidos a administradores y las pseudos corporaciones sindicales, quienes han traicionado a sus afiliados y al pueblo sistemáticamente.

Hemos visto cual fue el resultado de las privatizaciones, más ineficiencia y más ineficacia, porque pareciera que eso es lo que buscan. Nada es por casualidad, todo es causalidad. Los compañeros políticos y sindicalistas, al igual que en la década de los noventas hoy nuevamente se nos vienen encima, no van a cambiar y solo buscan su interés particular, familiar y de los amigos, sino se pueden acaparar todo.

El pueblo debe hacerse cargo, debemos luchar contra las debilidades que nos paralizan, el temor nos llena más de temor.

Comenzar con el no pago de los servicios por incumplimiento o ineficiente contra prestación de los servicios que prestan las empresas Secheep y Sameep y además denunciarlos penalmente por administración fraudulenta.

Ante las quejas de vecinos y comerciantes, en vez de llevar soluciones hacen oídos sordos, mientras los usuarios se llenan de impotencia. Cuando se reclama el representante de los usuarios en las empresas públicas es por esto, porque necesitamos que alguien nos defienda, pero debemos tener cuidado con el sistema de elección, porque si no también terminan siendo cooptado por el sistema, y se desnaturaliza la función que debe cumplir, como ocurre en el Consejo de La Magistratura.

Señores si no ponemos límites a este caos, la corrupción avanzará y nuestras empresas entraran en una crisis terminal. No esperamos soluciones de nuestros funcionarios, movilicémonos nosotros.http://www.solochaco.com/noticias/index.php?option=com_content&view=article&id=2373:resistencia-entre-el-desastre-del-sistema-electrico-y-del-agua-es-una-cloaca&catid=127&Itemid=656

Luis Silvero
DNI 13.439.471
Partido de los Trabajadores


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada