domingo, 8 de junio de 2014

Éramos tan pobres pero “la familia siempre uñita”

Éramos tan pobres pero “la familia siempre uñita”

Éramos tan pobres pero “la familia siempre uñita”






La caradurez en esta familia política no tiene límites. La capacidad de asombro que generan con sus actos incluso a Platón lo sorprenderían. Muchos piensan "más cara dura no pueden ser", pero si, pueden ser. Quieren ser los protagonistas, los villanos, coprotagonistas y elenco.

Gobiernan, roban, se auto denuncian, se pelean, se reparten y acumulan cargos, se enfrentan para que el pueblo crea que siempre hay uno bueno y otro malo, cuando en realidad lo único que quieren es definir quién corta y reparte la torta, prometen cambiar para que nada cambie, pero siempre prendidos del poder y de las arcas del Estado en forma perpetua.

En el Chaco Capitanich y Bacileff, son los que generan el problema, vaciaron el Estado, se rasgan las vestiduras, y quieren que el colectivo social pague la fiesta permanente en la que están, sojuzgando y garroteando a los sectores sociales que reclaman y quiere orden en la cosa pública. Son lobos al acecho disfrazados de corderos.

Pero ninguno resisten los archivos, su naturaleza roedora los dejan en evidencia, basta hurgar un poco y nos encontraremos con campos, departamentos, acciones de sociedades, títulos valores, cuentas en Panamá, Suiza, Islas Caimán, Seichelles, de origen desconocido, total el pueblo es el que banca vitaliciamente. La tregua es para reacomodarse y ver con que ámbitos de poder cuenta cada uno y evitar que queden al descubierto. www.perfil.com/politica/Capitanich-pidio-una-treguahttp://www.solochaco.com/noticias/index.php?option=com_content&view=article&id=4519:eramos-tan-pobres-pero-la-familia-siempre-unita&catid=127&Itemid=656

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada